¿QUÉ ES LO MEJOR PARA MI NEGOCIO?, ¿CONTRATAR ASESORÍA O MENTORING?

Si te estás haciendo esta pregunta, permíteme decirte que ¡me alegro mucho! Me satisface que estés notando la necesidad o la conveniencia de dedicar recursos a recibir una mirada externa especializada.

Naturalmente, nadie sabe más que tú sobre tu negocio. Sin embargo, contar con el consejo de un asesor o de un mentor resulta muy enriquecedor y altamente beneficioso. 

Voy a compartir contigo mi experiencia

Hay empresarios/as que solicitan mis servicios sin saber muy bien qué es exactamente lo que necesitan de mí o cuál es la mejor forma de trabajar para encarar su situación. Lo primero que hago es realizar con él/ella una entrevista durante la cual analizamos el momento actual del proyecto y vemos que es lo que está faltando. Unas veces lo que se precisa es asesoría para tomar una decisión puntual y otras un guía para un tema amplio. 

Lo que la persona recibe en una sesión de asesoría es el imprescindible análisis de la situación y la información necesaria para que pueda dar el próximo paso con seguridad. ¿Quieres algunos ejemplos prácticos? Allá vamos:

  • “Quiero lanzar una nueva línea de negocio, pero desconozco los aspectos legales que debo tener en cuenta.”
  • “Quiero internacionalizar mi negocio, pero desconozco cómo debo priorizar los diferentes mercados.”
  • “Quiero lanzar mi negocio digital, pero desconozco qué recursos necesito para hacerlo.”
  • Etc.

En otras ocasiones, propongo sesiones de mentoring durante las cuales acordamos una línea de trabajo y yo voy siguiendo la evolución de la persona, aportándole herramientas para su progreso. Déjame mostrarte algunos ejemplos de situaciones que requieren de mentoring:

  • “Necesito mejorar mis habilidades comunicativas para conseguir mayor efectividad.”
  • “Necesito desarrollar un proyecto, analizando su viabilidad.”
  • “Necesito aprender a delegar tareas y a organizar mi tiempo.”
  • Etc.

Lo más importante es realizar un buen diagnóstico inicial y detectar qué es lo que necesita tu proyecto y que es lo que necesitas tú en este momento. De este modo, podremos decidir juntos cuál va a ser la mejor forma de trabajar y qué técnicas emplear. Según cada momento y situación, yo tomaré el rol más adecuado: asesora o mentora.

En resumen, no te preocupes demasiado por saber qué es exactamente lo que necesitas. Lo importante es que abras la posibilidad de explorarlo. Juntos encontraremos las mejores estrategias y soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *